domingo, 13 de marzo de 2016

SUEÑA UN PIANO

Imagen de Chen Jialing


No soy un aventurero por elección, sino por el destino
Vicent Van Gogh


Aquellos poemas nuevos que Alfonsina fue a buscar, caen lentamente, en forma de lluvia sobre mi sombrero.
Las estrellas han dejado de iluminar lo demás,  solo queda una vela a punto de consumirse que otorga un halo de misterio a mi mente hambrienta de letras.
El viento sopla siempre a favor y los puntos suspensivos se dejan ver, a pesar de estas gafas con  cristales rotos.

De tanto caminar dañé las suelas de mis zapatos, ahora el contacto de la piel con el asfalto, vierte una dosis de niebla contaminada sobre la última estrofa de cada poema.

Descubro la belleza de lo gris.

No tienes que reírte  si te duelen los labios. 
He conocido algún beso molesto y tu herida tardará en cicatrizar.

Solo tenemos que tumbarnos en la hierba y mirar el cielo.
Solo tenemos que darnos las manos sin  tocarnos.
Solo tenemos todo el tiempo que queramos.

No voy a perderme ninguno de los  gestos que me dediques.
Mis ojos te ven en sueños; pronunciarás la primera palabra.
La suerte no firma las decisiones que inclinan la balanza.
Elijo la pausa y lo único que espero es que una suave brisa despeine mis cabellos.
El piano sigue soñando y aunque no me guste nadar, invento un sonido similar al mar en calma.
Las cosas se colocan en su lugar cuando nadie las mueve.

Escribo.

Vuelvo a escribir.

Mis bolsillos guardan aquel “quizás” que se escapó de tu mirada. El deseo aumentará mientras el reloj de arena suma los mejores segundos.


Nuestro encuentro será efímero, como  todo lo placentero.

2 comentarios:

  1. Sonrío, porque oí primero lo que ahora te he leído :) (ya te contaré)

    No dejes de escribir.

    ¡Abrazo!

    ResponderEliminar