martes, 13 de septiembre de 2016

LA NIÑA TRISTE

Imagen de Benjamin Lacombe

Encuéntrame enseguida, antes de que otro me encuentre. 
Murakami


La niña no sabe correr 
porque siempre lleva tacones.
Le duelen los pies,
lloran sus talones.
Se toma su tiempo para observarse
en cualquiera de los siete espejos
que habitan  su casa.
Le dicen que es flaca
que la tristeza le aprieta
que todas sus arrugas
se inclinan cuesta abajo.
Le gritan que su voz suena hueca
y que sus ojos,
solo miran tras un manto de niebla.

La niña no ríe; 
tuerce un poco la boca.
Busca una tirita
para tapar la hendidura 
que en su corazón dejó 
alguna bala con forma de promesa.
Se pierde
sin moverse de la silla.
Baña sus penas con vino blanco.
Cada noche,
un torrente de lágrimas
empapa la sábana bajera de su cama.
Alguna tarde de verano,
adorna  su cabello con un lazo rojo.

La niña se escribe cartas a sí misma
y espera la respuesta que nunca llega.
Quiere abrazar sin precio, 
sin escudo, 
subida en una nube, 
olvidando los metros
que la separan del resto.
Tiene miedo.
Ha perdido la primera vocal.
Ya no ama, 
no tiene alas 
ni alma.
Ya no danza
ni canta.

                     Había una vez una niña… 
                                              que deseaba ser otra.

4 comentarios:

  1. Precioso y muy triste. (Rema)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta la gente que puede enlazar la palabra "precioso" con la tristeza. La imagen es una ilustración de "La niña silencio", bellísimo cuento. Abrazos

      Eliminar
  2. Buffff precioso y triste sí.... de acuerdo con Rema ( Luisa)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luisa, por pasar por mis letras. Sigo jugando

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.