viernes, 19 de agosto de 2016

DETALLES

Imagen de Queenie Liao
Allí, donde termina tu mirada empieza el frío
Karmelo C. Iribarren

Quisiera
detener el reloj,
observar solo los detalles, 
sin ser vista.
Tocar con la palma de la mano
los gestos que nunca salen en las fotos.
Tirar de la cuerda
que veo junto a la comisura de tus labios, 
y obtener las palabras
que siempre se quedan en la punta de la lengua.
Desearía,
recoger el tiempo perdido
y plantarlo en un jardín.
Sentarme, 
en el extremo de esa silla que cojea
y disfrutar del movimiento
que transcurre entre el vaivén y la caída.
Agotar esa última vida del juego, 
asomada al precipicio.
Ser el botón a punto del suicidio
y abrazarme al hilo que se agarra a la tela, 
esperando que la aguja me devuelva a mi lugar. 
Suspiraría,
por la última vibración
que provoca en el alma,
la carcajada sincera.


4 comentarios:

  1. Momentos invisiblemente mágicos. .. quién pudiera agarrarlos! Sigue, sin piedad...Un abrazo, Liana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, bellísima. Te regalo mis versos por toda la amistad que me diste, me das. Si algo cambió hace un año fue mi mirada. Ahora se detiene de forma inconsciente en los detalles importantes. Escribir... sin piedad.

      Eliminar
  2. Qué bien sienta este cuarto propio tan lleno de detalles, más ahora que decido desconectarme del ruido para prestar atención a otras voces más pequeñas...gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, disfruta de lo pequeño. Yo también te haré alguna visita pronto. Un abrazo

      Eliminar