jueves, 28 de abril de 2016

MIEDO A SER INVISIBLE

Imagen de Miwa Ogasawara

Pero del tiempo que habla, no queda más que un muro

Golpeando en una tumba como un velo podrido.
La eternidad busca un reloj de pulsera

André Breton



Cuando no me ven,
soy nadie,
y sin tamaño. 
Un alma vestida de dudas,
en busca de un recipiente
que la acomode los domingos. 
Pido un cuerpo
tras una cruel resaca
de emociones desatadas. 
Pero hoy, 
ni siquiera amanece.  
Ningún instante,
ni abrazos posibles,
cuando no me ven. 
Hoy me falta el  margen
donde escribir palabras,
la página en blanco
para dibujar el sol,
la  pluma necesaria
para dar calor.
No disfruto de abrigo, 
no tengo frío. 
Tampoco lloro 
¿Dónde están las lágrimas
que mojan mejillas?
Ausencia de besos.
Ya no hay pómulos, 
no hay rostro. 
No camino, 
ni rompo espejos.
No muerdo, 
no gimo. 
No hay nada
y solo hay miedo. 
Sin orgasmos, 
sin yemas de los dedos, 
sin ruido, 
sin memoria. 
Dime alma,
¿por qué lo único que haces es doler, 
cuando no hay cuerpo?

5 comentarios:

  1. Pero... ¿y cuando te ven?

    Hay una invisibilidad peor: no verse a una misma ;)

    Un abrazo visible

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ana, por dejarte ver.
    Este texto pretendía ser otro pero como últimamente me permito hacer lo que quiero, cómo permitirles menos a mis letras... Eligieron el poema que tanto respeto me da.
    Pronto escribiré "Miedo al poema"
    Estoy en una etapa de mirarme, verme y gustarme, ya tú sabes ;)
    Abrazos visibles y palpables.

    ResponderEliminar
  3. No dejas de sorprenderme..gracias por estar siempre ahí y por tu valentía, sin ella nos perderíamos todo esto..
    Mil besos

    ResponderEliminar
  4. Qué cercano siento tu poema, me duele y me encanta. Un abrazo, Liana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Liana, esta noche se la dedicaré al cuaderno. Un abrazo enorme.

      Eliminar