jueves, 10 de diciembre de 2015

SIN SER POETA



Imagen de Keiko Minami


El aplauso crea una responsabilidad permanente.
Mercedes Sosa. 

A veces finjo que sé combinar las palabras en un poema, después junto las líneas y le doy forma de cuento porque el traje de la poesía me queda demasiado grande. 
Mi única intención es limpiar mi intestino y sacar a pasear los fantasmas, fruto de afiladas  emociones, consiguiendo que al menos embellezcan un cuaderno.

Si escucho un insulto o a alguien quejarse de que abrí una puerta de la casa a la que nunca fui invitada, recuerdo esos clavos que agarran mi deforme cabeza de fémur y pienso que puedo entrar donde me dé la gana, sin llaves e incluso sin puertas.

Si te molestan mis ojeras es porque no sabes el montón de historias que se esconden tras ellas.

Si crees que mis lágrimas son falsas, quizá te las preste para que compruebes que mojan tu rostro y descubras que sin ser poeta sé llorar, sin ser cantante sé gritar, que no quiero que me des tu mano, sé caminar sola por la noche en el peor barrio de Madrid.

Conozco el dolor de no tener piernas, me enseñó a volar sin saber correr. 

Me aburren los aplausos; son solamente golpes que se dan dos manos idiotas a sí mismas.

A veces soy tan pequeña que me piso.

El mejor momento del día es hacer unos largos en la taza del café que desayunas y convertirme en la culpable de tu insomnio.

Si todavía te preguntas si soy poeta, te diré que no.

Solo soy nueve mujeres distintas que se enredan en un solo cuerpo queriendo ser árbol .

No me pidas flores todos los días del año.

4 comentarios:

  1. Puedes hacer lo que te da la gana. Eres más libre que muchos. Has aprendido mucho y bien de lo que has vivido.

    Nada de pisarte. Ni de que te pisen.

    Y no son aplausos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé.
      Tengo mucho que leerte... a ver si me pongo al día este fin de semana.

      Eliminar
  2. El mejor momento del día es hacer unos largos en la taza del café que desayunas y convertirme en la culpable de tu insomnio. ... estupendo, besos, Luisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, anónima Luisa. Besazos
      El momento desayuno siempre me gustó.

      Eliminar