viernes, 6 de noviembre de 2015

NADA QUE PERDER

Imagen de Vikki Chu 


-Sírveme un poco de té, susurró. 
Él levantó la taza y se la tendió.
- De tu boca

Yasunari Kawabata 



Déjame entrar  en tu cuarto, a ratos. 

Ayer lo perdí todo. Llego sin equipaje, con las manos llenas de proyectos y a paso lento. 

Vengo a quedarme en ese hueco de tu vida que me ofrecieron tus ojos. 

Préstame unas cuantas letras. Sé que tus largos dedos manejan bien el lápiz. Yo las mezclaré a mi antojo y conseguiré  el cuento que anhelas. 

Te  ofrecerè mi piel para que dibujes melodías. 

Inventaremos banquetes que alternen sabores dulces y amargos; no queremos que la luna  nos refleje de un solo color. 

Estar tan cerca de tu alma me asusta y me abriga. Escucho tu respiración y me acomodo en la quietud de tu cama. 

Mañana no habrá trenes.

Me gustan los minutos que almacenas a escondidas y tu manera  de  regalarme el tiempo que no perdemos.

Esta noche solo quiero abrazarte en silencio, sin aderezo. 



2 comentarios:

  1. ... todo que ganar

    Las almas ajenas asustan tanto como atraen. Bueno, algunas... no todas.

    ¿Hiciste del cuarto un cuarto propio?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, entré pero ... sin invadir ;)
      Mantengo mi cuarto propio, dejo también que entren, eso sí.

      Eliminar