viernes, 20 de noviembre de 2015

DEJAR ATRÁS


Imagen de Xiao Huang

Yo me levanté de mi cadáver, yo fui en busca de quien soy.
Alejandra Pizarnik 



Abandonar es placentero cuando se borran las huellas que caminan hacia atrás consiguiendo no  regresar al lugar en el que se ha sangrado a deshora. 

Decido no repetir la palabra JAMÁS.  
No volver a apretar con los dedos la superficie blanda de una mesa en la que nunca cenan dos.

Relajo los dientes y dejo de morder tu anzuelo para aprender a besar sin miedo a las consecuencias.  

Diré NO cuando me apetezca pero si me canso del constante sonido sordo,  vomitaré las letras para que tú las combines a tu antojo. Te darás cuenta de que es imposible pronunciar tantas consonantes juntas. 
Es fácil tropezar con la torpeza cuando se vive en el letargo. 

He aprendido a descoser el dobladillo de la vida para hacerla más larga. No hablo de morir más tarde sino de sonreír antes, abrazar despacio y mover la lengua al compás de la verdad.

En el callejón del deseo todos dormimos desnudos para despertamos compartiendo algún pedazo de cuerpo.
Arrancar la piel de los demás es doloroso, no debiste hacerlo.

Te agradezco que no sepas leer entre líneas porque así no ves mis sueños y no podrás tacharlos.


No sé cuántos centímetros  debe medir una frase para que sea larga.

2 comentarios:

  1. La piel arrancada dejó lugar a una nueva piel. Nueva. Tensa, moldeable, elástica, fuerte.

    Hay que dejar lo que nos aletarga y consume. Tienes mucho dentro y encontrarás, porque buscas y te mueves, dónde poder creer y crear.

    "Jamás". Término absoluto. Hay que ser muy honesta, muy coherente, y no sé si un poco gilipollas, para usar los términos absolutos y que sean verdad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana, por estar cerca. Quizá encuentro más ahora que busco menos. Algunos "jamás" son rotundos porque cualquier otra opción es imposible en este momento.

      Eliminar