viernes, 9 de octubre de 2015

SIN ZAPATOS

Imagen de Marius Filipoiu

La buena letra es el disfraz de las mentiras.
Rafael Chirbes.

No me gusta la gente que se disfraza todos los días. 
Tampoco las máscaras, el exceso de maquillaje, las sonrisas adhesivas, los escaparates recargados que esconden un interior austero, la ropa interior tendida en los balcones, los dedos que señalan o los abrazos blandos.
Me gusta transformar, mostrar mis emociones entre líneas, permitir que la creatividad insinúe pero no cuente, ignorar el tirante que se desliza pausadamente por mi hombro, fingir que no me entero para que insistas. 
Algunos días me apetece jugar pero jamás manipulo las piezas para que alguien pierda. En mis juegos, disfrutamos todos. Mi tablero esconde diversas rutas y doto a cada personaje de la libertad necesaria para que camine a su antojo. 
Para crecer no hay que llevar tacones, ni siquiera son necesarios los zapatos.
Me encanta caminar descalza y de puntillas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario